fbpx

¿Alquilar o comprar?

Te damos las claves para hacer la mejor elección

Comparativa furgoneta de alquiler frente a compra

Cuando uno se plantea comprarse una furgoneta siempre surge esta duda: “¿Seguro que no es mejor alquilar una furgoneta que comprarla?”. Y es que, no es una elección fácil. No obstante, aquí te daremos algunas claves que podrán ayudarte en esta decisión.

Lo primero es lo primero: ¿para qué quiero la furgoneta?

Lo que tienes que tener claro es para qué necesitas la furgoneta. Ten en cuenta que comprar una furgoneta implica una serie de aspectos que tienes que tener claros, si no, como veremos más adelante, incluso aunque te salga algo más barato comprar una furgoneta que alquilarla, no deberías hacerlo. Las cosas cambian y puede que si no tienes claro algo sea porque realmente no está claro y, lo que hoy es una necesidad, mañana puede no serlo o puede que se queden cortas tus previsiones. Estos son los aspectos más importantes que debes tener claro:

  • Voy a necesitar la furgoneta más de 5 años. Si esto no es algo 100% seguro, deberías optar por una furgoneta de alquiler y decidir más adelante.
  • Sé que tamaño de furgoneta necesito y se que no voy a necesitar ni más ni menos en al menos 5 años.
  • Voy a usar la furgoneta a diario y de forma continua, pero menos de unos 40.000km/año. Está claro que si no haces un uso diario e intensivo, tu mejor opción es el alquiler, pues si no la usas no pagas, eso es insuperable hasta para el caso de comprar una furgoneta muy muy barata. De la misma forma, si vas a quemar la furgoneta a razón de 60.000km/año eso hace que sea mejor opción la compra, pues los precios de alquiler de vehículos son óptimos para un uso normal, pero para usos intensivos, la limitación que tiene por máximo km/día hace que suba mucho el precio si excedes ese límite. Así pues, para usos muy intensivos, siempre es mejor comprar.

Esto lo vamos a ver con detalle más adelante, pero si estás en uno de esos casos, no tienes que seguir leyendo, pues la decisión esta clara:

Para más de 40.000km/año y más de 5 años de uso a ese nivel, es mejor comprar una furgoneta. Para usos puntuales, para usos normales (entre 15000km y 35.000km al año) y si no tengo claro que mis necesidades no van a cambiar en 5 años es mejor alquilar una furgoneta.

Gastos de compra de una furgoneta

Para calcular los gastos de compra de una furgoneta hemos escogido uno de nuestros modelos favoritos, una furgoneta Renault Kangoo. en concreto un modelo estándar de 110CV cuyo PVP descuento incluido queda en 15.188,50€. A continuación, hemos realizado una simulación de préstamo a 3 años al 7% TAE y con comisión de apertura del 1%. Nos sale una cuota de 468,98€, con lo que el gasto total del préstamo en esos cinco años para la compra de una furgoneta es de 17.035€.

Hipótesis de uso

Para calcular los gastos de la furgoneta, tenemos que establecer un régimen de uso, así que hemos partido del supuesto de una furgoneta que hará unos 30.000km al año, es decir, una media de 80km/día.

  • Gastos de compra: 17.035€
  • Costes de mantenimiento: 1.022€
  • Coste de reparaciones: 1330€
  • Neumáticos: 788€
  • Impuesto de circulación: 180€
  • Seguro TR con franquicia: 1500€

Total coste en 3 años de la compra

Datos calculados según las indicaciones descritas para una Renault Kangoo y 30.000km/año

Gastos fijos y variables de la furgoneta

Para calcular estos gastos, nos hemos basado en un estudio realizado por Automovilistas Europeos Asociados (AEA). En el se realiza un estudio comparativo de los costes de uso y mantenimiento de un vehículo de gama similar a la furgoneta que estamos analizando.

Reparaciones

Con un uso de nuestra furgoneta de 30.000km al año, es seguro que tendremos que realizar algunas reparaciones. Según el estudio, podemos estimar que el coste de las reparaciones de la furgoneta es del 20% de su valor a lo largo de la vida útil de la misma. Así pues, suponiendo 200.000km de vida útil, nos sale que el coste de las reparaciones durante esos tres años, puede estimarse en unos 1.330€

Mantenimiento

Suponemos que hacemos una revisión a nuestra furgoneta cada 15.000km y que nos cuesta unos 175€. Así pues tenemos un coste medio de 0,012€/km. Como hemos supuesto unos 80km/día, sale un gasto total en tres años de 1.022€.

Neumáticos

¿Por qué tienen que gastarse las ruedas? ¿No podrían inventar un material que no se gastase tanto? Jeje. El caso es que, si cambiamos las ruedas cada 50.000km de media, implica que en esos tres años los neumáticos de nuestra querida furgoneta nos costarán unos 788€. Eso, si tenemos suerte de no pinchar…

Gastos fijos

Si nos decidimos a comprar, en vez de alquilar una furgoneta, tendremos que asumir los gastos. Para la comparativa hemos supuesto un impuesto de vehículos de 60€ al año y un seguro a todo riesgo de 500€ al año con una franquicia de 300€. De este modo estamos comparando con las mismas prestaciones que nos da una furgoneta de alquiler.

Precio de alquiler de furgoneta

Para calcular el coste que nos saldría una furgoneta de alquiler utilizaremos el precio de El Califa RENTACAR para esta furgoneta, que sería de 12€ al día, sin más cálculos que multiplicar por 3 años, el total sale…

Precio de alquiler de furgoneta durante 3 años

Conclusiones

Así pues, para una furgoneta de unos 15.000€ a la que le vamos a hacer unos 30.000km/año durante tres años el ahorro del alquiler frente a la compra es de nada menos que 6.080€! A todas luces, interesa más el alquiler que la compra. Hemos hecho varias simulaciones para ver otros supuestos, que te resumimos a continuación:

  • Para 5 años, el ahorro es de 1.695,75€. Es decir, incluso en 5 años, sigue interesando el alquiler frente a la compra, con un ahorro de unos 30€/mes.
  • Para 8 años, si compramos, nos estaremos ahorrando unos 4.790€. Es decir, que si optamos por comprar porque estamos seguros que necesitamos esa furgoneta, que no van a cambiar nuestras necesidades y que la vamos a usar al menos 8 años, habremos ahorrado unos 80€ al mes. Tu decides si merece la pena arriesgarse!

Esperamos que os haya gustado este artículo y que os haya servido de ayuda para tomar una buena decisión.